Aumentar texto Disminuir texto Reiniciar texto

Recorrido urbano por Corcubión

San Marcos de Corcubión de noche

Corcubión es un concello que está compuesto por dos parroquias: San Marcos y Redonda.

San Marcos es la zona urbana y la más poblada por acoger la capital municipal. En esta ruta vamos a recorrer esta parroquia.

Partimos de la plaza de Castelao. Esta es la plaza principal de Corcubión, al lado del paseo marítimo y con un pequeño palmeral.

Mirando al mar y cruzando la carretera AC-442, tenemos delante el mirador de Don Benigno Lago.

Desde este mirador podemos avanzar a la izquierda del paseo marítimo. Paseando por el podemos ver una serie de edificaciones burguesas muy relevantes, algunas de ellas con unos patios floridos muy hermosos. También veremos el mirador de Don Ramón Pais desde donde se puede contemplar una buena panorámica de la villa.

Caminando por el paseo también podemos admirar la belleza de la ensenada y la ría de Corcubión.

Avanzamos por el paseo hasta llegar al edificio del Hotel El Hórreo y el cartel de que comienza Cee (la villa vecina de Corcubión). Al lado de ese cartel que indica la separación entre las dos villas, hay una cuesta empinada a la izquierda. Antes de la cuesta podemos ver un marco klométrico del camino de Santiago que nos indica que estamos a algo más de 14 Km del Cabo Fisterra.

Subimos por esa cuesta y pasamos por el crucero de Baldomar hasta llegar a la parte de atrás del Hotel El Hórreo. Alí también encontraremos uno de los muchos hórreos que existen en Corcubión.

Vista de Corcubión desde la Alameda

Un poco más arriba llegamos a la zona de la Alameda desde donde podemos contemplar una hermosa vista de la villa, con su disposición en anfiteatro sobre la ensenada, y del puerto a la ría presidida al fondo por el monte del Pindo.

En ese momento tenemos que tomar una de las dos calles que aparecen. Seguimos por la de la derecha, que sigue hacia arriba.

Pasamos entonces por una calle estrecha (Salvador Allende) que serpentea hasta llegar al campo de San Antonio. Después vamos a desviarnos para conocer mejor Corcubión.

En el Campo de San Antonio nos encontramos con la capilla de San Antonio (siglo XII) y un crucero del mismo nombre.

Después bajamos por una calle estrecha y empinada que baja hacia el sur y al centro de la villa. Esta es la calle Perigos y merece la pena por su singularidad y alguna de las casas que hay en ella.

Bajamos hasta el final de esta calle y desembocamos en la calle de Rafael Juan y continuamos hasta la de Antonio Porrúa. Ambas formaban parte de la antigua calle Real donde se encontran buenos ejemplos de viviendas tradicionales corcubionesas.

En esta calle podemos contemplar varias casas blasonadas (casa Castrexe o el pazo de los Dios y Pose) y la Capilla del Pilar.

Avanzando entre casas singulares volvemos a la plaza de Castelao. Por esta parte por la que llegamos podemos ver la Casa Miñones, otro edificio singular de esta villa marinera. Enfrente está una de las fuentes públicas que todavía existen en Corcubión, la fuente de los Catro Caños.

Al lado de ese palmeral, a la derecha nacen varias calles muy pequeñas que llegan hasta la casa del Concello, el edificio José Carrera. Enfrente de este edificio está el mercado municipal de Corcubión.

Desde la plaza del concello podemos conocer la parte "trasera" de Corcubión, muy rica en rincones cuando menos particulares. Recomendamos al visitante que se pierda un poco por esta zona, teniendo siempre como referencia la plaza de Castelao, fácilmente reconocible.

Partimos otra vez de la plaza de Castelao. Tenemos aún gran parte del núcleo urbano de Corcubión por visitar. Mirando al sur hay 3 calles que parten de la plaza.

La más cercana al mar es la calle San Marcos. En ella, encontramos a la izquierda el Pazo de los Condes de Altamira, propiedad y morada de los antiguos señores de Corcubión y desde donde se administraba jurisdición sobre más de 20 parroquias. Esta jurisdición era una mezcla de juzgado y concello actuales con atribuciones en la recaudación de impuestos y en las levas de soldados.

Avanzando por esa calle podemos admirar otras casas relevantes y llegamos hasta la plaza Párroco Francisco Sánchez, donde se encuentra la iglesia parroquial de San Marcos de Corcubión. Además de la iglesia, podemos admirar una de las plazas más hermosas de la villa.

Continuamos por la calle que sube, la de las Mercés. En el medio de la calle delante de una plaza pequeña con un crucero, se puede admirar una de las casas blasonadas que tiene Corcubión, la llamada Casa de los Teixeira.

Continuando llegamos al Campo do Rollo, plaza recogida ideal para descansar o jugar los niños. Volvemos a recomendar a los visitantes que se pierdan un poco por las calles de esta parte de Corcubión y descubran los rincones singulares que se pueden encontrar. Desde el Campo do Rollo continuando un poco hacia el sur está situado el antiguo pazo de los Traba antiguos señores de Corcubión.

Desde aquí volvemos sobre nuestros pasos al Campo do Rollo y descendemos en dirección norte. La primera casa a la izquierda es el edificio del edificio del antiguo juzgado del partido. Continuando a la izquierda llegamos a la plaza Médico Carrera, donde se encuentra la única panadería de Corcubión (panadería Corcubión), la Casa de Sendón de sobria fachada presidida por un blasón y algún otro ejemplo interesante de casa tradicional.

Nasas de Corcubión

Desde aquí por una pequeñáa callejuela bajamos otra vez a la Plaza de Castelao.

A poca distancia está el puerto de Corcubión, donde se encuentra el edificio de la antigua cárcel del partido. En el puerto pueden verse las barcas y botes, las nasas y el resto de aparejos de pesca que utilizan los marineros de la vila. Aquí está situada la lonja y el edificio del club naútico.

Del puerto sale un paseo marítimo que va pegado al mar en dirección sur. Este agradable paseo avanza hasta llegar a la playa de Quenxe. Desde allí puede volverse por el mismo paseo o siguiendo la carretera en dirección norte.

Y así, volveremos a la plaza de Castelao, principio e fin de nuestro recorrido urbano de Corcubión.