Aumentar texto Disminuir texto Reiniciar texto

Ruta por los alrededores de Corcubión

Vistas de Fisterra desde Redonda

El municipio de Corcubión abarca una pequeña península en el centro de su ría, en el segmento final del camino de Fisterra. Al abrigo de su estratégico puerto, la villa fue creciendo a lo largo de la costa hasta formar un paseo de blancas galerías de sabor marinero, con muestras de vivir hidalgo. No faltan las casas blasonadas repartidas por las plazas y callejuelas interiores, ni las contribuciones de los llamados indianos. Además de eso, por ser cabeza de partido judicial, aquí se sitúan los juzgados y las delegaciones de las distintas administraciones y organismos públicos.

Corcubión es un concello que está compuesto por dos parroquias: San Marcos y Redonda.

En esta ruta vamos a recorrer la zona no urbana de Corcubión. Es un recorrido de 9 Km aproximadamente, por lo que puede hacerse andando (puede llevar de 2 a 3 horas) en bicicleta o en automóvil. Las distancias kilométricas que se indican son con respecto a la Plaza de Castelao, comienzo de nuestro recorrido.

Partimos de la plaza de Castelao de Corcubión. Seguimos el paseo marítimo en dirección al puerto.

Desde allí podemos avanzar por el paseo de Plácido Castro Rivas hasta la playa de Quenxe. También se puede ir por la carretera AC-442 hasta el cementerio del pueblo.

Desde Quenxe hay que tomar una carretera que va por encima de las urbanizaciones. Desde la carretera AC-442 puede tomarse a la izquierda a la altura del cementerio (0.8 Km).

Al poco de tomar esta carretera encontramos un par de molinos de agua (1.1 Km).

Esa carretera va subiendo, dándonos otra visión de la ría de Corcubión y Cee.

A los 2.1 Km encontramos el castillo del Cardenal.

Vista desde el Faro del cabo Cee

Seguimos por la misma carretera y llegamos hasta una curva muy grande a la derecha (3.2 Km), de donde parte a la izquierda una pequeña carretera que va a llegar al campo de fútbol municipal de Corcubión y al faro del Cabo Cee (3.7 Km).

Desde este cabo pueden verse una de las más hermosas vistas de la ría de Corcubión. Enfrente se ve el monte Pindo y en el mar podemos ver las islas Lobeiras que guardan la entrada de la ría. Mirando la derecha podemos ver la península de Fisterra en cuyo extremo occidental se sitúa su mítico faro.

Volvemos para atrás y continuamos por la carretera que abandonamos. Continuando llegamos al lugar de Redonda (5.8 Km). Al final de la carretera que discurre por el centro del lugar está la iglesia parroquial de San Pedro de Redonda (siglo XII) (6.2 Km). Vale la pena acercarse hasta allí para ver este templo y su adro presidido por un tradicional crucero.

Redonda es la otra parroquia de Corcubión además de la de San Marcos y, a diferencia de ésta, es plenamente rural. En ella podemos admirar un gran número de hórreos y muestras de arquitectura popular. Además, hay unas vistas hermosísimas de la costa de Corcubión e Fisterra.

Después de dar una vuelta por Redonda podemos seguir la carretera en el mismo sentido que llevábamos antes de desviarnos en Redonda y acabamos llegando al albergue de Corcubión (7.9 Km). Este albergue es uno de los que acogen a los peregrinos que hacen el camino jacobeo hasta Fisterra.

Próximo al albergue discurre la AC-442 que llega hasta Fisterra. Para volver a Corcubión recomendamos cruzar esa carretera y seguir por el camino de enfrente del que llegamos. Este es parte de la prolongación del camino de Santiago hasta Fisterra pero vamos a recorrerlo en sentido contrario.

Rápidamente llegamos al lugar del Vilar (8.4 Km), donde también hay gran cantidad de hórreos y varias muestras interesantes de arquitectura popular.

Desde allí hasta San Marcos hay algo menos de 1 km, que se recorre en permanente bajada. Si vamos andando o en bicicleta podemos utilizar el camino de Santiago, pero si vamos en coche hay que tomar la carretera que baja directamente al centro de la villa. Desde el cruce del centro del lugar, a la izquierda va el camino de Santiago (andando y en bicicleta) y en coche hay que seguir recto. Si tiene alguna duda, los vecinos de Vilar los informarán amablemente.

Si seguimos ese paseo, tenemos unos minutos muy agradables, ya que avanzaremos al lado del monte de Corcubión y hay vistas muy hermosas del pueblo y su ría. Al final, llegaremos al núcleo de Corcubión por el Campo de San Antonio.